miércoles, 9 de febrero de 2011

Me ombligo.


Las mujeres del equipo "Germinal" me preguntan si estoy esperando a mi príncipe azul.
Al príncipe no, al caballo -me gustaría decirles. Espero el viaje en corcel que me arranque las anestesias. Que me lleve a cualquier cama, a cualquier plaza donde me provoquen el aborto involuntario de mis penas, donde me zarandeen en un giro copernicano del ombliguismo extasiado al mundo.
Por fin, al mundo.

10 comentarios:

  1. Mmmmmmm abortando tristezas, cambiando el mundo ... ¿dónde se firma?

    ResponderEliminar
  2. Yo también quiero abortar penas. Quiero abortarlo todo. ¿Vendrá el foro de la familia a impedirnoslo? :P

    ResponderEliminar
  3. No vamos a gritarlo muy alto, por si acuden, Rocío. :P
    Estoy aún buscando cómo y dónde firmarlo, Nacho...Me sirve un manual de instrucciones ¿Alguien tiene uno por ahí?
    Samsa, nos ombligamos demasiao... :P

    ResponderEliminar
  4. es sencillo, leer las intrucciones, quitar el envoltorio, agitar antes de usar, el mundo, efectos secundarios:

    ResponderEliminar
  5. Me encantan tus metáforas. Abortar penas y esperar caballos. Que mundo tan divertido.

    ResponderEliminar
  6. Me asustan esos efectos secundarios, Nikolayevich, pero qué coño...
    Gracias Mrs. Poulain :). Divertido, extraño, ajeno, curioso...curioso.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué preciosidad de ombligo, madre mía!

    ResponderEliminar